sábado, 28 de enero de 2012

23 de Enero se celebra en Venezuela el día de la Democracia.

  En la mañana del 23 de enero de 1958, el pueblo celebró la caída del régimen dictatorial más inhumano que vivió Venezuela durante la década de los 50, sin embargo éste es considerado como el período gubernamental en el que se construyeron las obras más monumentales en la historia del país.

  Hoy, cuando se cumplen 54 años de la caída de la dictadura de Marcos Pérez jiménez, producto de un levantamiento cívico-militar, puede argumentarse que la principal causa fue la forma autoritaria y personalista con la que ejerció su poder, silenciando a las fuerzas de la oposición, prohibiendo e ilegalizando a la mayoría de los partidos políticos, entre ellos Unión Republicana Democrática (URD), Acción Democrática (AD), y el Partido Comunista de Venezuela (PCV), cerrando medios impresos que le criticaron, e imponiendo la censura a la radio y la televisión.

  Además de las innumerables persecusiones, torturas, asesinatos, secuestros, envíos al exilio o encarcelados sin cargo alguno o por sospecharse su oposición al gobierno, desencadenando de esta manera el descontento, no sólo del pueblo, sino tambien de los sectores de la economía privada, bancos, comercio, y la industria, quienes anteriormente lo apoyaban.

  La historia se inicia el 15 de diciembre de 1957 con el llamado a un plebiscito para decidir si éste continuaba en el poder o no, el cual fue ganado por Pérez Jiménez por un ancho margen para ser presidente de Venezuela durante el período 1958-1963, pero pocas personas se creyeron los resultados tachándolos de fraude, lo que produjo un fraccionamiento en las Fuerzas Armadas que lo habían apoyado hasta entonces y en la sociedad.

  Ya a principios del mes de enero se habían generado manifestaciones continuas del pueblo en las calles, aupados por los partidos de oposición, atendieron a un paro general de actividades. Sin embargo ya se habìa producido un intento de golpe, pero fue fallido, siendo hasta la noche del día 22, cuando la Marina de Guerra y la Guarnición de Caracas se pronunciaron contra la Dictadura; y Pérez Jiménez, privado de todo apoyo en las Fuerzas Armadas, huyó en la madrugada con su familia, en el avión "La Vaca Sagrada" rumbo a Santo Domingo.

  A pesar de que la dictadura perezjimenizta fue ferrea, logró grandes avances en cuanto a la infraestructura, transformó el medio físico venezolano con la construcción de superbloques creados con el propósito de acabar con las viviendas pobres; conjuntos académicos, Militares, Comerciales, centros sociales para la oficialidad como el Círculo Militar; proezas arquitectónicas como el Hotel Humboldt, construido en la cima del Ávila y unido, por un lado, a la ciudad y, por el otro, a la costa marina a través de un teleférico de panorámica visión.

  A esto se unen decenas de avenidas –la Andrés Bello, Nueva Granada, Sucre, Victoria, prolongación de la avenida Bolívar, San Martín, Urdaneta, Páez, Fuerzas Armadas, México, Paseo Los Ilustres, autopistas como la Caracas - La Guaira, Caracas-Valencia (Autopista Regional del Centro), la Francisco Fajardo, asi como también el Teleférico de Mérida, el de Caracas, el Centro Simón Bolívar y las Torres del Silencio, el Círculo Mílitar en Caracas y en otras ciudades, la Ciudad Universitaria de Caracas (iniciada antes de asumir la presidencia), la Ciudad Vacacional Los Caracas, la urbanización Dos de Diciembre (hoy 23 de enero), el Paseo Los Procéres, la planta siderúrgica del Orinoco, numerosos hospitales, Casa Sindical, Centro Administrativo de la Ciudad Universitaria, hotel Tamanaco, cuartel de las Fuerzas Armadas de Cooperación, Instituto de Nutrición, las denominadas urbanizaciones obreras (Unidad Residencial El Paraíso y Ciudad Tablitas), Concha Acústica y escuela Agustín Aveledo, todas éstas anteriores en Caracas.

  Además del hotel del Lago en Maracaibo, el hospital Médico Quirúrgico en Maiquetía, el hospital y escuela de enfermeras en Barquisimeto y la Escuela Interamericana de Agricultura en Rubio (Edo. Táchira). Estos programas del régimen figuran entre los planes de mejoramiento social que, en combinación con la política de estímulo a la inmigración. entre otras obras. Impulsa una nueva constitución en la que destaca principalmente el cambio del nombre oficial del país desde 1864 "Estados Unidos de Venezuela" por "República de Venezuela".

  El 2 de marzo de 1954, a propósito de la apertura de la X Conferencia Interamericana, en la Ciudad Universitaria de Caracas serán inaugurados los espacios de la Plaza Cubierta, el Aula Magna y la Biblioteca Central. Desde ese momento, en un acto de deslumbramiento que no ha cesado hasta nuestros días, los ojos del mundo se posan sobre esta obra que todavía hoy es considerada una de las grandes creaciones de la arquitectura mundial del siglo XX.

  Durante su gobierno fue firmado el anteproyecto de la Siderúrgica nacional que le fue encomendado a 7 grupos industriales de distintos países (Alemania, Bélgica, Estados Unidos, Francia, Inglaterra, Italia y Noruega). En una alocución dirigida a los venezolanos expresa, tras la inauguración de 2 importantes obras como son la autopista Caracas-La Guaira y el Círculo de las Fuerzas Armadas, dando el primer paso hacia aquella forma de Estado. Además se fundamenta la propuesta definitiva que incluye los planes extraordinarios sometidos al control del Gobierno, entre ellos: la planta Siderúrgica del Orinoco, el sistema de electrificación del río Caroní, el plan nacional de ferrocarriles, el Sistema de riego del Río Guárico, las zonas turísticas de los Estados Mérida y Nueva Esparta.

  En infraestructura La Ciudad Universitaria de Caracas para su época, era la obra de arquitectura más importante del planeta, obteniendo el Premio internacional de Museo al aire libre. Los teleféricos del Ávila y Mérida se convirtieron en la envidia del mundo y un reto tecnológico, La red de autopistas y carreteras. El viaducto de la Guaira fue un reto científico que motivó la admiración del mundo de la ingeniería civil, como lo fue la faraónica obra del Helicoide, proyectada a convertirse en un icono de América.

  En cada rincón del territorio nacional se ordenó construir una Plaza en honor al Libertador. Se construyeron las primeras autopistas como las de Caracas con sus novedosos e imponentes distribuidores, La Guaira, y la de Valencia - Tejerías. La carretera Panamericana fue un logro sin precedente desde el Táchira hasta Caracas, con un trazado nuevo y moderno que incorpora a la productividad nacional el sur del Lago de Maracaibo. La carretera Barinas - San Cristóbal, y la Barinas - Apartaderos, dieron salida a los Andes.

  La Represa del río Guárico en Calabozo, el dragado del Orinoco y la Barra de Maracaibo, permitieron el acceso a las grandes fuentes de recursos naturales. La modernización del Puerto de La Guaira, el plan “salud” con un hospital en cada Estado de la República, edificios para las Casas Sindicales de Caracas y San Cristóbal, son sólo algunas de sus obras más importantes.

  En todas las ciudades del interior se construyeron las vías centrales de orden circulatorio. Los inmensos conglomerados de los super bloques de viviendas.Los ranchos que habían proliferado en los cerros, fueron demolidos y en su lugar se construyeron parques y viviendas dignas. El Seguro Social Obligatorio fue tan eficiente y efectivo fue un ejemplo para las naciones del hemisferio.

  Pérez Jiménez le cambió el nombre a el país de Estados Unidos de Venezuela (nombre que tenia desde 1864) a simplemente República de Venezuela.

  Adquirió el primer Reactor Nuclear después de los Estados Unidos en el Hemisferio, y el IVIC en San Antonio de los Altos, se convirtió en el instituto científico más importante de América Latina donde se inauguró la Primera Biblioteca Científica Americana... Se inició la red ferroviaria y la construcción de la carretera de la costa que uniría todos los puntos orientales y occidentales del país.Venezuela reafirmó su soberanía en Los Monjes y se preparaba a recuperar la Guayana Esequiba. El mundo entero veía con envidia y preocupación el desarrollo que había alcanzando Venezuela en menos de cinco años todo esto en función al Nuevo Ideal Nacional.


  El 23 de enero de 1958 se considera un triunfo del pueblo. Ese día, turbas enardecidas salieron a las calles, en todo el país, a celebrar la caída del régimen y a tratar de acabar con los funcionarios que se habían ensañado en la persecución política durante toda la década. Miembros de la terrorífica Seguridad Nacional fueron linchados; otros se escondieron por largo tiempo o escaparon al exterior.

  Venezuela ya no tuvo que padecer del régimen autoritario de Pérez Jiménez que fue consagrado por el texto de la Constitución del 15 de abril de 1953 y, amparado en la arbitrariedad, que se hizo confirmar Presidente hasta 1963, pero su gesto exasperó los ánimos populares hasta la insurrección del 23 de enero de 1958 cuando el dictador era depuesto, y en su lugar tomaba el poder una Junta presidida por el Contraalmirante Wolfgang Larrazábal, lo que lo obligó a huir rumbo hacia República Dominicana protegido por el dictador dominicano Rafael Leonidas Trujillo, para posteriormente trasladarse a los Estados Unidos junto a su familia.

  Pocas veces se había dado en Venezuela un ambiente de euforia como el del 23 de enero de 1958. Los periódicos dieron rienda suelta a los titulares represados por diez años de censura: disfru­taban a plenitud de la libertad de expresión y comienzan a contar la historia oculta de los diez años. Se hacen protestas de unidad, abundan los golpes de pecho, los propósitos de enmien­da, y las autocríticas de los sectores democráticos. Tal es la euforia que durante años se conti­núa hablando del “espíritu del 23 de enero”, como de un momento excepcional en la políti­ca del país.




Imagen del 23 de enero de 1958

2 comentarios:

  1. Que gran reportaje! Es una síntesis muy completa y es muy neutral porque es el unico articulo que enfoca lo negativo, pero también lo positivo del régimen! Maravilloso

    ResponderEliminar